Recomendaciones para hacer alpinismo

El alpinismo es uno de los deportes de aventura más extremos y atrevidos. Como también sucede con el montañismo, la ascensión de las montañas supone un reto  para el que debemos estar preparados, sobre todo psicológicamente. Pero para ello es necesario conocer qué técnicas son válidas en cada subida y qué material es indispensable para desarrollar esta disciplina deportiva, destaca Pablo Rubio.

Debido a que se trata de un deporte de aventura al aire libre, el alpinista debe contar con un vasto conocimiento técnico de las condiciones meteorológicas y morfológicas, de los distintos terrenos en donde se lleva a cabo la escalada. También son importantes sus conocimientos geológicos, dado al constante contacto que se tiene con las rocas. Es indispensable, seguir diversas rutinas de ejercicios enfocados en el equilibrio, la flexibilidad y la resistencia.

En el caso de los primerizos, siempre deben seguir a un alpinista con experiencia la primera vez que escalen. Además de la preparación física, se tendrá que poner a prueba durante el entrenamiento, las condiciones psíquicas del  futuro alpinista, debido a que es un deporte que plantea situaciones de tensión, agrega Pablo Rubio.

Cabe destacar, que la mejor forma de seguridad y facilidad para incursionar en la escalada alpina es realizarlo con alguien que tenga experiencia. Ya que de lo contrario, si vas con un inexperto resultará un gran peligro que puede llegar hasta ser mortal.

Equipamiento

El alpinismo es un deporte tan apasionante como riesgoso. Para poder practicarlo con tranquilidad, se requiere de un equipo profesional de garantía, puntualiza Pablo Rubio.

Entre los distintos accesorios, tenemos el arnés, que se lleva en la cintura y en las piernas. Su función es sostener al alpinista en caso de resbalar de la pared, que se encuentra escalando. De estar bien colocado, no existen posibilidades de que el arnés se rompa.

La cuerda es considerada el elemento principal en este deporte. Es fundamental familiarizarse con ella y sus tipos de nudos. Se utilizan dos clases de cuerdas: las estáticas y las dinámicas.

El calzado es recubierto de hule, con suela de goma, caracterizándose por su comodidad y flexibilidad. Asimismo, es obligatorio el uso de casco y mosquetones de seguridad.

Las botas de alpinismo tienen ciertas características que permitirán superar ciertas condiciones y terrenos difíciles.  Tienen que ser cómodas y confortables en los terrenos irregulares y adaptarse a  todo tipo de terreno. Tienen que ser flexibles y rígidas para poder transitar por senderos pedregosos e irregulares, donde la estabilidad será necesaria. Las botas de alpinismo deben tener la caña alta (protección del tobillo). Deben ser adecuadas para amortiguar los golpes en la zona del talón, y también impermeables para transitar en terrenos húmedos o ante la lluvia. Además deben absorber la humedad del interior del calzado causada por el sudor del pie para ofrecer comodidad e higiene, señala Pablo Rubio.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *