Recomendaciones para esquiar

Acude a las pistas bien equipado y sin miedo a caerte. Acude a tiendas especializadas donde te aconsejarán sobre los esquís, botas, bastones, ropa y guantes más aconsejables. Está bien guiarse por la moda o los gustos estéticos, pero un experto es quien mejor sabe qué le conviene a un novato como tú.  Además para comenzar te damos algunas recomendaciones,  recalca Pablo Rubio.

-Disfruta. Es la base de todo. No será fácil, sobre todo al principio, pero poco a poco lo conseguirás. Recuerda que has subido para eso, que para pasarlo mal siempre hay tiempo. No te agobies.

-Confía en tu potencial. Es otra de las claves del éxito. Si comienzas una bajada pensando en que vas a acabar en el suelo, tienes todos los números para que te suceda

-El poder de la cuña. Es la lección número uno en el mundo del esquí y una de las más importantes. La cuña te hace frenar y es el recurso más utilizado por todos los que empezamos en el mundillo. Asegúrate de hacerla bien, pues te ahorrará muchos golpes de acuerdo a lo expuesto por Pablo Rubio.

-Comienza por el principio. Y respeta los colores de las pistas, las cuales están clasificadas en verde, azul,  rojo, negro o morado según su dificultad. Para los principiantes, las verdes,

-Cuidado con el hielo. En días donde el tiempo no acompaña suelen hacerse placas de hielo en las pistas. Son complicadas de detectar para un novato y resbalan mucho. No te pongas nervioso y actúa con prudencia

-Atención y anticipación. Es importante anticiparse a los movimientos de la gente en la bajada y mirar hacia donde se quiere ir. Sólo así se consigue que tu cuerpo se desplace donde realmente quieres. Si miras a tus pies, estás perdido.

Para Pablo Rubio el suelo es el último recurso .Quizás no sea la mejor opción, pero si la cosa se complica mucho el suelo no deja de ser una forma de frenar, aunque eso sí, algo más brusca.

8-La barra de seguridad del telesilla no baja sola: tienes que retirarla por tus propios medios.

9-Si te caes en el arrastre, sal del medio. No es muy complicado subir en el arrastre, pero pese a todo hay bastante gente que se cae en él, sobre todo las primeras veces que esquía. Lo más importante es salir del medio en cuanto puedas, pues el arrastre no para, con lo que a los pocos segundos tienes otro esquiador encima al que tirarás. Imagínate la que puedes llegar a soportar si no sales rápido.

10-Cuidado con el sol, quema, y mucho. Los rayos del sol en lo alto de la montaña y su reflejo en la nieve pueden provocar quemaduras en la piel, por lo que no te olvides darte crema solar para protegerte insiste el experimentado Pablo Rubio.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *