Deportes de riesgo: ¿sí o no?

Los deportes de riesgo consisten en actividades realizadas en condiciones muy difíciles o extremas por especialistas con una adecuada preparación física y técnica. Lamentablemente en los últimos años es creciente el número de personas que sin ninguna preparación se vuelcan a practicarlos, con los riesgos que ello implica.

Precisamente la faceta más atractiva de estos deportes extremos, la búsqueda de adrenalina ante situaciones que pueden resultar mortales, es la que ejerce atracción aún en los inexpertos, destaca Pablo Rubio.

Para aliviar ese deseo de experimentar nuevas emociones,  dice Pablo Rubio, se han ido adaptando los tipos de actividades a los distintos deportistas y medios en los que poder realizarlos. Son muchas las especialidades que han ido surgiendo para cubrir las necesidades impulsivas de quienes se atreven a practicarlos.

En tierra podemos encontrar ejercicios adecuados a cada tipo de medio: esquí fuera de pista o heliesquí, esquí con parapente o snowkitting, skateboarding, espeleología, descenso de barrancos o cañones, escalada libre, alpinismo, escalada en hielo e, incluso, el popular parkour.

Por más  existen algunos tan dispares como esquí acuático, kitesurf, kayak, buceo en cuevas y rafting. Y por aire encontramos: ala delta, paracaidismo desde un punto base, un edificio o un avión, puenting, vuelo libre con alas o wingfly, agrega Pablo Rubio.

Estos deportes no pueden ser practicados por cualquier persona, ya que se necesitan unos requisitos técnicos y físicos y años de entrenamiento en una disciplina. Además de fuerza, resistencia y destreza. Sin embargo, realizar estos ejercicios extremos es aún más arriesgado para aquellas personas que tienen sobrepeso, sufren una enfermedad del corazón o problemas físicos de columna, extremidades o con hipertensión, debido a la gran descarga de adrenalina y tensión a la que se exponen.

Es por ello que cada variante de estos deportes debe ser guiada por profesionales que pueden aconsejar a los principiantes sobre la actividad que más se ajusta a las condiciones físicas de cada uno, con especial énfasis  en la edad.

Esto se debe a que algunas especialidades que exigen control son casi exclusivas de gente joven. Lo más frecuente entre las personas de edad media son los deportes de ultrarresistencia, como las carreras de ultrafondo, , kilómetro vertical, triatlón, las travesías, ironman , entre otros, señala Pablo Rubio.

Todos los deportes extremos conllevan cierto riesgo e, incluso, pueden propiciar accidentes, mortales o no. El boxeo, la escalada libre y el alpinismo están entre los diez deportes de riesgo más peligrosos.

Son muchas las secuelas que se registran tras realizar deportes de riesgo sin la preparación exigida, desde arritmias, síncopes o enfermedades cardiovasculares, hasta la muerte súbita, afirma Pablo Rubio.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *